lunes, 13 de noviembre de 2017

7ª Ruta: Mer de Glacé-Plain du Aiguille du Midi (Mar de Hielo-Llano de la Aguja del Mediodía).


Si no te gusra la música pica en la imagen.

CARACTERÍSTICAS DEL PATEO
Fecha de la ruta Julio-2017.
Distancia 6,2 kms.
Tiempo empleado 2,30 h. (con paradas y fotos).
Trazado Lineal.
Comienzo Estación tren Montenvers (Mer de Glacé).
Final Plain du Aiguille du Midi.
Dificultad Fácil.
Recomendación Posible hacerla con niños.
Ruta en wikiloc Descargar
Ruta en Google Earth Descargar

Pincha en las imágenes para verlas más grandes

Esta ruta tiene un antes y un después de la misma en el mismo día. No queríamos pasar sin enseñar esos momentos. Para entenderlo hay que seguir leyendo. Je, je, je.

Empezamos la misma en la estación de tren del Mar de Hielo (La Mer de Glacé) llamada de Montenvers, muy cerca de la localidad de Chamonix (Francia) pero sólo se puede llegar al lugar pateando o, evidentemente, en tren.



Molan las vistas en esta ruta.



Ruta bien señalizada y sin posible pérdida.



Lineal y con poco desnivel.



La gente suele hacerla al revés ya que de ese modo todo el camino es de bajada. Nosotros hacia arriba por las circunstancias del día. Abajo tenemos, todo el tiempo, la vista del Valle de Chamonix.





El camino nos ofrece siempre la misma vista pero no te cansas de admirarla.



Vamos pateando por lo que en estos lares llaman el Balcón Norte de Chamonix y la vista es el Balcón Sur.





El día espectacular para patear pese a las previsiones del día anterior. Al frente ya vemos uno de los glaciares de por aquí. Hay varios.




Normalmente en la montaña somos pequeñitos pero aquí se puede decir que no existimos.






Aquí, no hace mucho tiempo, aún había nieve de un glaciar. Vamos a seguir contaminando y pronto no habrá ni glaciares, ni humanidad... el mundo seguirá, estoy seguro, pero sin los que intentan destruirlo.



Todavía tenemos glaciares, aunque en Francia. Un ejemplo de ellos.





¡Illooooooo! ¡Levanta los brazos que voy a hacer una foto!



La más cansada, y protestando, no desaprovecha la oportunidad de hacerse otra foto. 



Y otra, por si no salía la anterior.



En el piquito de la derecha tenemos la Aiguille du Midi (Aguja del Mediodía). 



Ésta es la zona con mayor desnivel de toda la ruta.



Llevábamos para hacer bocatas en el almuerzo. Los más jóvenes han tirado hacia adelante, pasando de los "puretas", y con lo de dentro de los bocadillos. Los más viejos nos hemos quedado retrasados con el pan sólo. La que va más cansada va la última y renegando de la ruta, del viejo, de los jóvenes y sin poder parar para comer. !Fabuloso día!, ja, ja, ja, ja.



Chamonix a nuestros pies.



El Balcón Sur enfrente.



Hasta las mariposas quieren salir en estas fotos. A nuestros ojos tenemos el famoso glaciar de Bossons (más información). Impresiona y ya es mucho menos de lo que fué. Si se quiere ver un trozo de glaciar, desde muy cerca, recomiendo picar en el enlace de estos amigos (Glaciar de Argentière).



La ruta nos hace pasar por este lugar, donde se puede tomar un refrigerio. Avisamos que aquí no hay nada barato.



Desde el lugar que nos encontramos echamos la vista atrás y obtenemos esta panorámica de dos fotos. 
1.



2.



Juntas las 2.



Nuestro objetivo final. Estación del teléferico del Plain du Aiguille du Midi. La Aguja del Mediodía está en el punto más elevado de la imagen. Desde esta estación parte el segundo teleférico que hay que coger para llegar a la misma desde Chamonix. A nosotros nos parece impresionante la imagen y ¡no tiene nada que ver con la realidad!



Por estos lares es fácil encontrar restaurantes en lugares altos de montaña. 



Aquí hay uno de los que llevaban lo de dentro para los bocatas con un amiguete que intentó comerse los bocatas. Ja, ja, ja.





Con esta imagen damos por concluida la ruta. Desde aquí se toma el teleférico que nos baja hasta Chamonix.



Como hemos dicho al principio hubo un antes y un después de la ruta. Queremos mostrarlos por las interesantes imágenes obtenidas sin tener que explicar muchas cosas.

Vistas desde la puerta del camping. Madrugón del tirón.




Dentro de la cabina del 2º teleférico cerca de la Aguja.



Primeros montañeros, pateando por la arista de nieve, a la vista desde la cabina.



En la Aguja. -1º de temperatura en Julio.



Las nubes no nos dejan ver algunos picos.




Las líneas, los senderos de las pisadas, y los puntos, los montañeros pateando. ¡Uau!



Dentro de la Aguja se está más calentito.





Cartel informativo para comprobar que las nubes no nos van a permitir ver la cima del  Mont Blanc, que por otro lado es lo normal, según nos han informado.



A mí, personalmente, me impresiona ver a esta gente en este lugar y en estas condiciones. Me hago más pequeñito por momentos. ¡Ojú!




¡A punto de llorar! Esto debe de ser lo que hacen los montañeros de verdad y no lo que hacemos mi colega y yo normalmente. ¡Ojú, otra vez!



Y para colmo, aquí hay otra gente subiendo por el lado más complicado, los "joiosporculo" y ¡con el frío que hace!










¡Ea, ya se ha quedado uno congelado! Si es que venía predispuesto con el ataud y todo. Ja, ja, ja.



Lengua del glaciar de Bossons.







En este lugar se prepara la peña para andar por la nieve. Es en la parte baja de la Aguja.




Hemos conseguido reanimar al congelado pero la de rojo no está conforme. Ja, ja, ja. Se le ve en la sonrisa que va a por él.




A esta altura el buen tiempo va y viene.



Más fotos pero desde la parte baja de la Aguja.






La Aguja desde la terraza en que nos encontramos.



Los tíos de las rocas ya han encumbrado.















En el Llano.











En Chamonix. Desde aquí nos vamos a coger el tren que nos subirá al Mar de Hielo, a 10 minutos andando. Otro pedazo de glaciar.



En el tren.



La Mer de Glace (más información).



La tierra cubre el hielo.







Los agujeros que se ven son cuevas excavadas para el turismo.



Para bajar a la que se puede entrar hay que coger un telecabina y bajar una escalera (400 escalones). Hay carteles indicando el descenso del nivel de hielo por años. Desde el 2.000 a día de hoy es la distancia mayor.




Dentro de la cueva.














Por un agujero cae agua.



Las luces cambian de colores. Todo organizado para guiris.¡Anda, aquí nosotros somos guiris!








No toques al oso. A ver si te muerde.







Telecabina y pasarela que lo une con la cueva.



¡NIÑA, QUE TE QUEDAS LA ÚLTIMA! Qué fácil es bajar y qué difícil subir.









Y ahora el después. Terminamos la ruta en el Llano de la Aguja y volvimos a coger el teleférico de bajada a Chamonix. A esta hora estaba hasta arriba. Parece un autobús en hora punta.



En Chamonix cogemos otro telecabina que nos sube a Brévent. Esto es más divertido que un parque temático. Ja, ja, ja. Hala, al Balcón Sur.



Vista al Balcón Norte, el que hemos pateado antes de comer.



La Aguja, el glaciar de Bossons y la culpable de que estemos aquí, nada previsto en un principio y que la climatología nos está permitiendo. Será eso de "Al que madruga..."







El lago de Brévent.





Desde Chamonix hay que coger dos cacharros para llegar aquí, telecabina y teleférico.



Esta es la culpable de todos los remontes que hemos utilizado hoy (más información). No es barata para "tiesos" como nosotros, pero la hemos exprimido a más no poder. Lástima que los remontes cierren tan pronto...




Ya en Chamonix, y caminando hacia el autobús que nos llevará de vuelta al camping, hicimos estas fotos en este curioso puente floreado.






Con esta imagen damos por terminado el día tan completo que hemos tenido hoy.