viernes, 24 de marzo de 2017

4ª Ruta: Los Molinos del Odiel.


Si no te gusta la música pica en la imagen


CARACTERÍSTICAS DEL PATEO
Fecha de la ruta Febrero-2017.
Distancia 12,5 kms.
Tiempo empleado 5,30 h. (con paradas, fotos y sin prisas).
Trazado Circular.
Comienzo Leer en la primera foto.
Final Lugar de origen.
Dificultad Media.
Recomendación Si se hace en verano empezar muy temprano (por el calor).
Ruta en wikiloc Descargar
Ruta en Google Earth Descargar

Pincha en las imágenes para verlas más grandes

Qué mejor forma de pasar el día de Andalucía que pateando con unos amigos por el campo. Así que allá vamos.




Desde el aparcamiento ya vemos el Puente de la Coronada o de San Rafael...



...y el río Odiel. Curiosamente es verde como la bandera de Andalucía.



El primer molino que visitaremos, a la otra orilla del río, será el Molino del Puente o del Escamocho.







Cartel informativo del puente.



Cruzamos por el puente, que para eso lo pusieron, para pasar a la otra orilla.








Ya se ha desperdigado el primero y aprovecho para la foto.



Molino del Escamocho.




Detrás de este hermoso puente se ve otro nuevo. ¡A ver si dura, como mínimo, lo que está durando el viejo!



Seguimos por estas malezas aunque paralelos al río.



El río nos va encandilando con su color.





Llegamos al segundo molino: Molino del Turnio.



A partir del molino anterior la ruta se va adentrando en una zona más boscosa, pero dejándonos ver paisajes fluviales, además de jaras y lavandas.





A lo lejos vemos este acueducto. A la vuelta pasaremos muy cerca del mismo.





¡Fotoooooooo! Qué lástima que no hallamos podido traer al perro de esta pobrecita ciega. Ja, ja, ja.



Llegamos al los Molinos del Becerrillo. Uno más entero que el otro.





Las marcas blancas y amarillas nos las vamos a ir encontrando por toda la ruta. Nosotros nos vamos a volver desde esta pequeña presa para ver uno de los molinos de cerca y luego retomamos la ruta.



¡Quillo, vamos a volvernos y nos acercamos al molino!



Todos los molinos que nos hemos encontrados están enterrados por arena de sedimentación.





Ea, mi compi quitándose ropa que ya va haciendo calor.



Reanudamos la marcha.




La cosa se va complicando pero a la vez resulta más divertida.






Mi compi dice que me meto mucho con él, pero a cambio sale en las mejores fotos o ¿no? Bueno, en las mejores y en las peores porque el que sale normalmente es él. Ja, ja,ja.



Una miradita atrás no está mal nunca.



Cruzamos este arroyuelo.



A partir de este punto empieza la parte más divertida y complicada de la ruta. Va tan pegada al río que casi hay que meterse en él para continuar. La sedimentación en la orilla hace que parezca que vayamos pisando por arena de la playa.





Me adelanto y fotografío hacia atrás. Dejamos la arenita y empezamos con las roquitas.



Pasamos pegados al Molino del León. Winy, quién te iba a decir a ti que hace dos días estabas en la otra parte del mundo y hoy estás con nosotros en esta ruta...




En esta parte de la ruta, hay momentos en los que tenemos que tener mayor precaución en las rocas. Hay posibilidad de caerse al agua por un resbalón en la roca resbaladiza. De ahí que hallamos clasificado esta ruta de dificultad media.



Desde la otra orilla nos han gritado que íbamos equivocados y que éste no era el camino. Ellos no saben que toda la ruta está marcada. Posiblemente casi nadie tire por esta margen del río.





Ahí, en esos pilares de un antiguo puente ferroviario, está el ecuador de nuestra ruta. Cuando lleguemos a ellos cruzaremos el río por lo alto de unas piedras.




Esta losa nos indica lo que hemos pasado para llegar a la misma. Ja, ja, ja.





Salimos de la parte más complicada de la ruta acordándonos de algunos senderistas que han subido esta ruta en sus blogs indicando que era fácil. No es difícil aunque tampoco fácil. Hay sitios que algunos han pensado darse la vuelta, pero los aventureros seguimos siempre hacia adelante. Ja, ja, ja.



Buscando un lugar por donde cruzar el río sin mojarnos los pies y como se puede ver en las siguientes imágenes lo conseguimos.



Cruzando por las piedras... del fondo del río. Ja, ja, ja ¡vaya pinta! Cuando te vea tu mujer se va a descojonar.





Aprovechando para lavar los calcetines en la otra orilla. ¡Ya era hora! Ja, ja, ja.



El agua está fresquita.




Algunos han pensado pagar a estos moteros de trail para que les pasen a la otra orilla.




La última en cruzar.





Al mal rato buena cara. Ja, ja, ja.



Esta compi...



... está que se ...



... "mea toa" de la risa. Se lo está pasando pipa. Ja, ja, ja.



Cruzado el río, cuestecita.



Illoooooo, ¿cómo has llegado ahí? Es nuestro mejor montañero, el número 1, es decir, the number one.



Una mirada hacia donde no hemos pateado, ni lo haremos hoy.



Al final de la cuesta nos encontramos con este cartel. Para saber hay que leer. Volvemos al lugar de inicio por esta otra margen del río. Iremos a más alto nivel que en el camino de ida pero igualmente paralelos al río y con otras vistas.



Lo que hemos cruzado.



Bonita imagen del río desde este punto.



¡Qué flores más bonitas!



Una mirada atrás.



Vamos altos y observamos que hemos pasado por esas rocas. Uff, dificultad fácil.



¿Qué querrá decir? ¿Qué no fumemos? ¿Que no pasemos? Ja, ja, ja.



A nuestra derecha sale un camino y a pocos metros este túnel que está inundado de agua y por el que no podemos pasar. Así que nos volvemos y retomamos nuestro camino.




Cruzamos este bosque de pinos.




Otro cartel informativo del Campo de Cementación y Teleras de las Viñas.



Algunos están ya un poco cansados. Éste no, está esperando que lleguemos los cansados. Muchas de las siguientes zonas por las que vamos a patear forman parte de la infraestructura de una antigua mina.







Continuamos paralelos a este canal de agua.




Observamos los lugares pateados.



Cruzamos este bonito puente escondido.






El viaducto que veíamos desde la otra margen del río.








Para mí que estos ya están oliendo el lúpulo y pasan de esperar al tío pesado que está haciendo fotos. Es mi impresión.




Bonitas vistas.








Este túnel sí lo cruzamos.




Flor de la Jara.




Ya oteamos el lugar de inicio de esta ruta.





Este molino no sabemos cómo se llama.



Última mirada hacia atrás.



El serranito en esta taberna está muy bueno. Y la cerveza nos ha sabido a gloria.



Vista aérea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos en este blog. Pon un nombre o Nick y no seas anónimo. Gracias por comentar.